Un mundo desbocado

Un mundo desbocado parece el título adecuado, no sólo para  el libro, sino para la situación actual del mundo; un mundo que vive una crisis de valores, crisis económica, dependencia a la tecnología, individualismo, globalización, neoliberalismo, cambio climático, etc.

Este libro surge con la necesidad de dar a conocer lo que estamos viviendo, los problemas que nos aquejan y que nos están cambiando como personas, como sociedad y al mundo entero en cuanto a cambio climático. Las relaciones interpersonales están en una transición total, y pareciera que estos cambios no son para bien.

portada-un-mundo-desbocado_grande

La época en que vivimos es una época de cambios rápidos, vivimos un periodo crucial de transición histórica, la tecnología y la globalización reestructuran a cada momento nuestros modos de vivir, nuestras costumbres, tradiciones y hábitos.

El calentamiento global, y en general el cambio climático son hechos irrevocables, en gran parte, los seres humanos, de la mano de los efectos de la globalización (por la industrialización y destrucción de la naturaleza), tenemos la culpa. La globalización influye en la vida diaria, no sólo en aspectos personales, porque también existen las grandes industrias que emiten grandes cantidades de CO2 (Bióxidode carbono) que afectan irremediablemente al planeta.

La globalización busca recortar gastos para beneficiar a quienes están al mando del Estado. La globalización es política, tecnológica y cultural, además de económica, y se ha visto influida por los cambios en los sistemas de comunicación de los últimos años.

La comunicación electrónica instantánea que nos beneficia, la Internet ha revolucionado nuestra forma de vivir, ha influido totalmente en nuestra forma de socializar, ha cambiado nuestras relaciones interpersonales, ha provocado una sociedad más anónima, individualista, y creo conveniente citar: “puede sernos más conocida la imagen de Nelson Mandela [debido a los medios de comunicación] que la cara de nuestro vecino de enfrente.” p. 24

Un término expuesto en clase fue la idea de aldea global, la cual el autor ha cambiado por saqueo global; se refiere el autor a esta idea de saqueo por la evidente y creciente desigualdad que afronta la sociedad mundial.

Algunas veces la gente común, asume las opiniones de los “expertos”, muchos llaman expertos a quienes salen en televisión, sin darse cuenta que la televisión puede ser un órgano del Estado mismo, muchas veces los “intelectuales” de televisión son personas compradas por una televisora que están coludidas para que la globalización y el neoliberalismo no acaben nunca.

Hoy en día existe una dependencia a la tecnología, ¿cómo haríamos nuestras tareas y trabajos sin internet?, ¿qué porcentaje de la población utiliza hoy en día un teléfono celular?, no tengo la cifra exacta, pero puedo afirmar con certeza que la gran mayoría tenemos acceso a uno. ¿Quién utiliza el correo convencional en vez del e-mail?, ¿quién no tiene acceso a Internet?, ¿cuántas personas se mantienen informadas a través de la televisión o Internet?, creo que las respuestas a estas preguntas confirman la idea de dependencia a la tecnología.

Suena difícil, pero dependemos de la tecnología, en las grandes ciudades todos hablan de e-mail, Messenger, iPod, reproductor MP3, teléfono celular, Internet, laptop, cámaras digitales, páginas de Internet, chat, clonación, visitar el espacio, rastreo satelital, localización vía GPS, en fin, una cadena interminable de tecnología que si bien hace más eficiente la comunicación, nos cambia la manera de vivir.

Pareciera que estamos perdiendo nuestras raíces, es decir, nuestras tradiciones, que conlleva a una falta de identidad, el autor nos diría “una cultura destradicionalizadora” p. 60. Todos tenemos necesidad de compromisos morales. “Ninguno de nosotros tendría por lo que vivir si no tuviéramos algo por lo que merece la pena morir.”

La liberación femenina también se ha visto influida en este gran cambio, tal vez sea algo rescatable de la globalización y de los medios, el rol de la mujer ha evolucionado, y para bien. Hoy las mujeres tienen el derecho al voto, afortunadamente son consideradas también seres libres, a diferencia de antes, hoy la mujer puede tomar decisiones, hay equidad de género.

Algo también rescatable de estos sistemas abarcados en el libro, es por ejemplo la libertad que tenemos, no me refiero a la libertad de expresión, sino a la libertad sobre nosotros mismos, esa libertad de decidir sobre nosotros, qué hacemos y qué pensamos, qué seguimos y qué rechazamos es lo que podemos decidir.

La idea de familia ya tampoco es igual, el matrimonio por ejemplo, no es visto como antes, no son tan sólidas esas relaciones, hay divorcios, separaciones, y situaciones que en el pasado hubiesen sido juzgadas de sobremanera. Claro, considero importante destacar que los detalles varían de sociedad a sociedad. Hay también mucha gente soltera y sin hijos, la idea de no tener hijos se ve totalmente influida por la economía.

Retomando la idea del autor de relación pura, considero de suma importancia y demuestro mi aceptación a su teoría, las relaciones se basan en la comunicación, no sólo para una relación amorosa o con la familia, sino cualquier tipo de relación personal, son esenciales la comunicación, para llegar al entendimiento; y la confianza, considero también que son la base para que las relaciones funcionen mejor.

Para una mejor calidad de vida, también es necesario vivir en armonía con quienes nos gobiernan y representan, Giddens plantea la idea de que la democracia es sinónimo de calidad en nuestras vidas diaria.

Quienes hoy son adultos viven en la esperanza que la situación actual mejore, pues ellos conocen lo que es tener una mejor calidad de vida, saben un poco más de la justicia, porque en el pasado alguna vez la vivieron de cerca. Los jóvenes de alguna manera han perdido definitivamente la esperanza de una mejor calidad de vida, por eso la falta de interés hacia la política, hacia el estudio.

También se ha perdido la confianza que antes se le tenía a los políticos, en la historia de México, las promesas de políticos siempre han resultado ser farsas que están en pié sólo mientras el candidato está en campaña, una vez en el poder, se olvidan de la gente.

La política actual está fragmentada y desorganizada, eso implica el descontento de la sociedad, los medios de comunicación son una importante fuerza en los países desarrollados y tercermundistas, pues unos pocos tienen en sus manos el poder de informar toda una nación, lo lamentable es que comunican de una manera no muy precisa y si en pos de algún interés individual, de poder político o económico.

 

Bibliografía

Giddens, Anthony, Un mundo desbocado. Ed. Taurus México 1999

Advertisements

Globalización, Globalismo y Globalidad.

Para tener una aproximación a lo que es el fenómeno contemporáneo de la globalización, necesitamos reconocer los diferentes fenómenos gestados en la modernidad frente a la economía mundial y la individualización.

Geokeys

La Globalización ha incitado uno de los debates más apasionados de la última década, ha sido tema de innumerables libros y causa de grandes manifestaciones en Europa y América del Norte. Los críticos han planteado que el proceso ha propiciado la explotación de los habitantes de los países en desarrollo, ha ocasionado grandes alteraciones en su forma de vida y en cambio ha aportado pocos beneficios, mientras los defensores apuntan a la considerable reducción de la pobreza alcanzada en países que han optado por integrarse a la economía mundial.

Concretamente la Globalización es la creciente integración de economías y sociedades alrededor del mundo, ha sido uno de los temas más candentes en economía internacional de los últimos años. Ha generado una significativa oposición internacional por la preocupación de que ha aumentado la inequidad y la degradación medioambiental.

El Globalismo es la posición según la cual la forma de enfrentar los desequilibrios de la globalización pasa por la consecución de un mayor grado en las tres libertades que definen la apertura de los mercados (movimiento de personas, movimiento de mercancías y movimiento de capitales). Asimismo tiene diferentes matices, puede referirse a la actitud o política de poner los intereses del mundo entero antes que los de naciones individuales o el enfocado a ver a todo el mundo como un ámbito adecuado por una nación para proyectar influencia política.

La Globalidad es la noción más difundida y extendida para visualizar la época actual. Su interpretación, referida a tópicos económicos, deriva del pensamiento neoliberal que la describe como un proceso unilineal, homogeneizador e irreversible, orientado principalmente por los intereses de los grandes centros de poder. Esta perspectiva, hasta ahora dominante, representa una simplificación extrema de la configuración del mundo de nuestros días y se traduce en ficciones que la polarizan, niegan o sobrevaloran los fenómenos sociales de internacionalización en curso. En esta obra, los autores asumen una posición crítica que revisa y discute los mitos de una mirada estrecha del escenario contemporáneo, así como intenta recuperar la riqueza de temas y enfoques analíticos en los cuales debe sustentarse toda explicación integral del mundo.

Finalmente podemos decir que el globalismo es una ideología según la cual el mercado mundial sustituye al quehacer político. Es decir, que consiste en reducir la globalización al aspecto económico. La Globalidad se entiende a la situación de que ningún país puede vivir al margen de los demás; y finalmente la Globalización, proceso en virtud del cual los estados nacionales se entremezclan, es decir, se relacionan e implican generando interdependencia.

CONFESIÓN

desletreándote

Con el vuelo diminuto de tu pluma

me has herido: no verás mi sangre

ni mis lágrimas…

Caían las siluetas de las sombras

y las sombras caían

con su lluvia de alas rojas y amarillas.

Dicen que bajo tus pies

hay un lago en espiral que llega a un pueblo,

un pueblo concéntrico que guarda

en su seno el más antiguo templo

donde danzan los astros de la tarde,

y una música enterrada que penetra

los poros de las piedras donde pisas:

¿No has sentido el brillo arenoso

que raspa la superficie de tus ojos?:

Cal y polvo: polvo, tú si lloras;

y el vuelo dormita entre tus alas

y lo arrullas, inocente, entre tus plumas…

No obstante, esta tarde me has herido

con la caricia diminuta de tu pluma

mas no verás mi sangre

ni mis lágrimas…

También hoy,

una lluvia de mirlos de alas rojas

cayó sin vida…

View original post 66 more words

Identidades globales e Identidades locales

La Identidad Global, es una imagen mental especialmente fuerte y estable que es generada por el conjunto coherente de todos los mensajes que una empresa emite

identidad

Esta sucesión y esta coexistencia de mensajes diferentes es particularmente intencionada y dirigida, y abarca: Identidad corporativa, Diseño arquitectónico y ambiental, Diseño de productos,
Señaléctica, Grafismo de información, editorial y publicitario.

La Identidad Global se opone al fenómeno corriente de imágenes parciales o también heteroimágenes que se generan en la práctica, que confunden la comunicación debido a su falta de intecionalidad y normatividad.

Por su parte, una identidad local debe aspirar a estar claramente diferenciada e identificada, sea por rasgos culturales o económicos que se mantienen. También debe aspirar a que se respete su presencia y decisiones, especialmente las que tienen que ver con su propio destino.

En un contexto mayor, las localidades deben conformar redes de cooperación y reparto de roles para no quedar aisladas. E igualmente, deben aspirar a un desarrollo equitativo entre ellas, estableciendo mecanismos de compensación entre las localidades más desarrolladas (o con mayor potencial) y que aquellas que tienen posibilidades limitadas. El Desarrollo Local es además la expresión de la identidad de la localidad con la cual está asociado.

¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?

Imagen

En este libro, el autor describe procesos con los que uno puede sentirse plenamente identificado: cambios de hábitos, nuevos métodos de estudio, nuevas formas de socializar, etc., todos ellos influidos por la Internet, esa red que nos reconfigura y seduce y por la que a la vez sacrificamos muchas otras cosas.

Nicholas Carr dice que existe una relación verdaderamente simbiótica entre el hombre y la computadora y es posible afirmar que el uso de Internet cambia la forma en que el cerebro procesa la información, parecería absurdo pensar que utilizando la computadora, una simple herramienta, se pudiera alterar de alguna manera profunda o duradera lo que pasa dentro de nuestra cabeza, pero de acuerdo con estudio expuestos en el texto, es una tarea en constante progreso inherente a nuestra especie.

Toda tecnología es expresión de la voluntad humana. Con nuestras herramientas buscamos ampliar nuestro poder y control sobre nuestra circunstancia, sobre la naturaleza, sobre el tiempo y la distancia, sobre el prójimo.

Si algo demuestra nuestra experiencia de la sociedad moderna es que las tecnologías no son sólo ayudan a la actividad humana, sino también fuerzas poderosas que actúan para cambiar la forma de esa actividad y su significado.

A veces nuestras herramientas hacen lo que les decimos. Otras somos nosotros quienes nos adaptamos a las necesidades de nuestros instrumentos. A través del texto el autor parece sugerir que las nuevas tecnologías merman nuestra libertad como individuos.

Carr describe un fenómeno complejo, desarrolla sus argumentos para crear un análisis revelador de las consecuencias intelectuales y culturales de Internet.

El uso constante de la web acaso esté afectando de forma profunda a nuestra biología cerebral y alterando la forma en que pensamos. Las múltiples ventajas y utilidades de internet tienen como contrapartida el triunfo de la superficialidad y la distracción.

A partir de la lectura surge una reflexión interesante: ¿qué pasará con las generaciones que son nativas digitales?, ¿cómo van a pensar?, ¿cómo van a interactuar? La respuesta sólo el tiempo lo dirá.

A continuación comparto con ustedes una conferencia que precisamente el autor da acerca de su libro:

https://www.youtube.com/watch?v=lt_NwowMTcg

También les dejo esta liga con una entrevista que el diario español El País le realizó al autor:

http://elpais.com/diario/2011/01/29/babelia/1296263535_850215.html

Bibliografía:

CARR, Nicholas. Superficiales. Ed. Taurus Pensamiento. 2011. México. 340 pp.

La filosofía de la complementariedad y la descripción objetiva de la naturaleza

Imagen

En este texto se aborda la descripción de la naturaleza desde un punto de vista objetivo.  Ana Rioja nos habla de cómo la objetividad fue trata desde el punto de vista de la ciencia y de alguna manera fue mecanizada “toda observación a la naturaleza, y con más razón cuando se interponen aparatos de medida, se supone una entrada y salida de energía, una interacción entre el objeto y el sujeto con sus medios de observación, que puede llevar a poner en tela de juicio la noción de sistema observado cerrado y con ello la fundamental distinción entre sujeto y objeto”.

En la observación debe haber una interacción entre el sujeto y el objeto. La observación científica objetiva del mundo es darla tal cual es sin la intervención del sujeto observador. La física clásica es una idealización en la que el estado del sistema observado puede ser descrito como un sistema aislado o cerrado. Con la aparición de la teoría cuántica el sujeto ya no es sólo espectador, sino es actor-espectador.

Niels Bohr expone su modelo cuántico del átomo, con esto el ideal descriptivo objetivo cambia, ya que se afirma que no se debe dejar de lado la interacción del objeto y el instrumento de medida. Borh mantuvo una tesis básica: “Renunciar a una descripción causal en el espacio y en el tiempo”. 

Bohr explicaba que para medir con precisión la localización en el espacio de un objeto, debe conocerse igualmente con precisión la del aparato de medida, pero ello exige que dicho aparato esté rígidamente unido a la estructura. Con la teoría cuántica la perturbación causada por la medida no puede ser determinada, por lo que el objeto ya no es un sistema cerrado es un sistema abierto.

La complementariedad se referiere tanto a la descripción causal en el espacio-tiempo como a la dualidad onda-partícula. Los aspectos complementarios son los aspectos de los fenómenos que se excluyen mutuamente, pero que son necesarios para una descripción completa. En la teoría clásica conceptos como espacio, tiempo, onda, partícula se emplean por separado,  en la teoría cuántica no pueda decidirse si la luz y la materia son de naturaleza continua o discontinua.

Podemos concluir que en la física clásica todo se observaba como un sistema cerrado, sin tomar en cuenta el exterior, lo que cambio con la física cuántica donde los sistemas son abiertos. La descripción ya no será totalmente objetiva dependerá de diversos factores del exterior.  Los conceptos ya no se explican por sí solos, sino que se complementan con otros. La objetividad se podrá dar siempre y cuando se use  comunicación con conceptos bien definidos.

La física clásica ha aportado ideales que la física cuántica retomó, pero posteriormente refutó. Ya no existían conceptos aislados sino que los conceptos se referían a fenómenos  El mundo ya no se representa en términos absolutos, sino ya interfieren factores como el contexto, no lo que da pauta a la subjetividad.

Pareciera que la física cuántica y la comunicación no tienen mucho que ver, pero en el texto se pueden descubrir sus coincidencias y su relación. La base de su contenido, es que todo proceso de observación conlleva una interacción entre el objeto a observar y los medios de observación.

Somos constructores de nuestra realidad, una realidad que se encuentra inmersa dentro de una realidad que se construye al mismo tiempo como colectiva, y que por lo tanto, está cargada de una subjetividad, que no sólo parte de aspectos espacio-temporales, sino también con causalidades.

La física cuántica tiene como postulado el que toda observación lleva aparejada una interacción con el aparato de observación, que no puede ser desprendida, es en este campo donde Bohr hace cuestionable la objetividad de los fenómenos y propone prescindir del ideal descriptivo clásico.