CONFESIÓN

desletreándote

Con el vuelo diminuto de tu pluma

me has herido: no verás mi sangre

ni mis lágrimas…

Caían las siluetas de las sombras

y las sombras caían

con su lluvia de alas rojas y amarillas.

Dicen que bajo tus pies

hay un lago en espiral que llega a un pueblo,

un pueblo concéntrico que guarda

en su seno el más antiguo templo

donde danzan los astros de la tarde,

y una música enterrada que penetra

los poros de las piedras donde pisas:

¿No has sentido el brillo arenoso

que raspa la superficie de tus ojos?:

Cal y polvo: polvo, tú si lloras;

y el vuelo dormita entre tus alas

y lo arrullas, inocente, entre tus plumas…

No obstante, esta tarde me has herido

con la caricia diminuta de tu pluma

mas no verás mi sangre

ni mis lágrimas…

También hoy,

una lluvia de mirlos de alas rojas

cayó sin vida…

View original post 66 more words

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s